GRITO UNIVERSAL

El poema es un grito universal

donde ríen o lloran los sentimientos humanos.

Una mariposa en la flor, melancolía en el estío;

todo lo que plasma el corazón, todo sea,

en el alma del poeta o poetisa, feliz o sufrida.

 

Plasma el llanto de una rosa, sin herirla;

la palabra vana, es incoherente, mutila el verso.

Somos grito y silencio sideral,

el poema, muere en las bibliotecas;

pero tenemos la fuerza del amor para que viva;

esa fuerza limpia, pura, y diáfana

que nace del alma pidiendo justicia social.

 

¿Por qué aulla el lobo en la montaña?

¿Poetas y poetisas?

comprendan su dolor en el poema;

sólo nosotros, sabemos por qué llora

en la montaña de la luna llena.

 

Entonces bardos del mundo, uníos

y pulsemos el arpa

para que ese llanto lastimero

encuentre a la amada lejana y silenciosa.

POEMAS DE NOCHE

 

Amor puro de noche, alma noble que llora

por cada beso perdido un llanto desconsolado.

 Lágrimas tibias sobre la corola del alma,

las uvas dulces que derramaron su dolor.

 

Mujeres de que paralelo de la Tierra

lloraron en la noche negra universal?

Y de su llanto nace mi poema conmovedor

como canto de ave en invierno.

 

Cada beso tiene un color sangre

para enamorarme a mi.

 

En el lecho gimen promesas diluídas

gritan las almas de los que se fueron

y se sienten los quejidos del amor inexistente.

 

Y entre los gritos del amor desesperado

gimen  las almas de los amores que fallecieron.

 

ANGUSTIA Y DOLOR

Como se quita el dolor de aquel olvido

que una mujer en mi alma dejó,

tortura más grande yo he sufrido

pero ésta, profundamente me dolió.

 

Una beso infinito por haberla querido

fue la ilusión que a mi alma apabulló,

y los trinos de sus labios muy prendidos

me dijeron: hasta luego…y un adiós.

 

Pero tenaz, yo la sigo amando

llegan a mi alma visiones de amor…

¡Y en el alba despierto gritando

por este sueño de angustia y  dolor!

 

 

SOLO UN INSTANTE

 

Sólo un instante te miré,

y tu, ya estabas en mi,

y tu magia aceleraba mi alma

en un palpitar infinito

de ansias y deseos de amarte.

 

En la pantalla de mis recuerdos

entre el sudor de la jornada

y el deseo del amor,

siempre estabas tu, fantasía

de mis sueños.

Siempre tu, mirándome,

y yo, no podía acariciar tu imagen,

ni sentir la dulzura de la uva infinita

entre mis labios sedientos de ti.

Sólo un instante te miré

y mi alma toda fue tu prisionera.

Cada parpadeo de tus lindos ojos

no me dejaban dormir

en la solitaria noche cuando te amaba.

TE INVITO MUJER

 

Te invito mujer

a sumergirnos en el amor,

ese amor verdadero

que engendra y ama en el lecho tibio.

Comprendo tus temores,

pero desde ya, mi poema

canta con el alma para ti.

 

 ¡Todo lo tuyo me persigue!,

tu imagen, tu caminar, tu sencillez,

tu mirada, tu candor, tu perfume

que envuelve con su manto aromático

el cuerpo tembloroso de este simple mortal.

Me atrapas con tus ojos de cielo,

y el tic tac de mi corazón

cuenta los segundos de tu presencia.

Y el placer de estar contigo,

el es amor completo y absoluto.

 

Conversamos con el amor sencillo,

sin juramentos imposibles,

dibujamos la ilusión de los sueños

con los labios unidos, amándonos.

Y le pido al buen Jesús

que tu amor jamás me abandone.

Yo…en el placer de recibir tu corazón.

Tú… generosa al recibir mis otoños.

 

OBRERO VIEJO

 

Obrero viejo, lento para el jornal,

y una vida entregada,

con las llagas en la piel…laboral,

y el recuerdo de la mujer amada.

 

El obrero de setenta y dos, ayer gigante,

hoy camina pausado, la piel herida,

lentos los clamores y quejidos del instante,

el cuerpo reclama del ayer… la vida.

 

Antes que te vayas obrero soldador

y el yunque… dejado en el olvido,

siente de nuevo aquel clamor,

los destellos del arco y su gemido.

 

Antes que la fría loza llegue a ti

a cobijar jornales y poemas inertes,

escribo el poema que hoy día sentí

cuando te besé toda… al tenerte.

 

Obrero viejo, desea plasmar el amor,

las alegrías que sus brazos tuvieron,

al sentir el perfume, el deseo y el clamor

que sus recuerdos hoy día… sintieron.

 

LAS SEMILLAS DE LA ANCIANA

El amor viajaba en bus

asomado a la ventana,

era amor muy sincero

en  corazón de una anciana.

 

Semillas ella lanzaba

mientras en el bus viajaba,

mientras el hombre del lado

creía que loca estaba.

 

Era la rutina diaria

de la generosa anciana,

lanzaba todos los días

semilla por la ventana.

 

Pero un día el hombre vió

florecido aquel camino,

asombrado desde su alma

por lo bello del camino.

 

Le preguntó al buen chofer

por la venerada anciana.

y éste le dijo murió

no hay siembra por la ventana.

 

Desde entonces aquel hombre

siembra el amor mientras viaja,

para ver un mundo feliz

en los días cuando trabaja.

 

VERDAD DESNUDA

Contemplo su desnudez

y nada de su piel miente.

Deseo adorarla toda, tenerla,

hasta que tiemble su desnudez

y  su mirada, incita a

las profundidades del deseo,

y palpo la dulzura del cielo

hasta que el llanto

es uno solo.

 

Y entro al paraíso de la vida

como amante y como hombre,

que ante el asombro de la belleza,

murmuro el alfabeto sagrado del amor.

 

Sobre el lecho cómplice,

al sonido de una melodía,

recorro jardines prohibidos,

fragancias de azucenas,

y cuando  abre la flor matutina,

lloro, grito, poseo una ilusión hermosa:

el deseado momento del amor celestial.

 

Y la calma llega a los cuerpos,

aparecen las caricias tenues,

sólo los labios hablan

en un sinfín de besos generosos.

 

Hermosa es la verdad desnuda.

 

VERBO HECHO MUJER

Mujer eres bella luz celestial.

Tu sabes amar y también sufrir.

Pasión en el alma es tu gran sentir.

Fuego en tu alma un constante ritual.

 

Eres diosa en un firme pedestal,

por siempre derrotas los imposibles

con ayuda de tu valor increíble.

Eres bella, una aurora boreal.

 

Sabes como ninguna diosa amar

al hombre que tu sensible alma quiere,

y jamás  nunca deseas claudicar

ante que el vil déspota extinguiere,

la vida, y tu amado del  alma no estar.

 

Sentir las estrellas del universo,

escuchar  voces del anochecer

en un tierno y enamorado verso.

!!! Verbos  de una verdadera mujer !!!

EGO

Soy de ojos tristes

como vientos de la tarde.

Con lágrimas a veces

por el amor que se fue.

Soy poema y melancolía

en la noche solitaria

y desolada,

es la angustia que asoma

como las sombras grises.

Mi piel es delicada

muy amiga de los cánceres,

oídos pequeños y heridos,

a veces, no escuchan

los sonidos de la vida.

 

Mi alma es grande

como el basto universo,

invito al poema.

Mi sudor socava la roca

hasta extraer su riqueza,

y también,

el llanto de la mariposa.

Apurón por naturaleza,

Ya camino contra el viento

en las tardes del otoño.

Y en mi alma permanece

el planeta que agoniza,

el pajar que se extingue

y el amor que se pierde.

 

Tengo rostro de obrero,

lo que me llena de orgullo.

y de temporal en temporal

doblegué el acero

y las letras universitarias.

Y el tiempo me encontró

y descubrió mi poema,

y lo que sobra de mi.

Aquí estoy

aguardando la sedienta tierra

que cobije mis cansados huesos

hasta que se agote

la substancia de mi vida.

 

Quiero cerrar esta primera parte de poemas

de mi querido amigo German, con un poema

doloroso y bello, dedicado a su hijo cuando

se fue al cielo, lo acompaño en su dolor.

PASILLO SIN OLVIDO

 

(A mi hijo Mauricio mientras

lo llevaba a la quimio en una

silla de ruedas por un obscuro

pasillo del hospital)

 En la silla llevo angustia,

esperanza, frágil, breve,

en la silla fría y mustia,

caen los copos de nieve.

 

En pasillo solo y triste

llevo al hijo de la vida.

Mi alma tristeza por dentro

lo que por fuera es fingida.

 

Transporto su mocedad,

del ayer roca y acero,

soy desierto y soledad,

de fría angustia, yo muero.

 

Lo dejo en el lecho ajeno

del hospital salvador,

y con un beso sereno,

llora por dentro el amor.

 

Su madre está desolada,

sus hermanos cabizbajos,

su padre una puñalada,

inundó su alma de un tajo.

 

Recuerdo cuando dijiste:

¿Papá porqué el mal a mi?

por dentro hijo tu me heriste

yo... quise morir por ti.

 

Una lágrima va a caer

a mi triste poesía,

siempre será un padecer

cuando recuerdo...  ese día.

 

 

Germán Echeverría Aros

20 / 10 / 05

GERMÁN ECHEVERRÍA AROS

CHILE

Derechos reservados