Algo así como el viento,

en un extraño momento,

escuché un suave susurro,

como voces de otro mundo,

que dejaron mis ojos fijos,

detenidos en un segundo.

 

Flotaba como un ruiseñor,

batiendo sus alas de flor en flor,

tomaba forma el amor,

y en mi mano se posó.

 

Venia vestido de gala

con frac. y gemelos de plata,

canas cubrían su pelo

y su cuerpo de fina gasa.

 

En su mano una rosa me brindaba,

como el que da todo, sin poseer nada,

pero el amor florecía

en cada pétalo de su vida.

 

Me dijo con voz trémula, ahogada,

casi sin fuerzas para ser escuchada…

pero esas dulces palabras

le salían del alma.

 

Amor mío, mi mujer adorada

te encontré tarde en mi caminar,

pero llegaste a mi vida

para poder vivir y morir en paz.

 

Es tu voz mi amor,

hasta en los sueños me acompañas

ofreciéndome el amor

envuelto en una rosa blanca,

 

Susurro maravilloso

vestido de gala

con frac y gemelos de plata

me acompaña día a día

dando amor, a mi alma solitaria.

 

*****

 

Yasmina